martes, 29 de abril de 2014

Loneliness

La soledad. Bienaventurados quienes no le temen. Quienes se burlan de ella. 
La soledad, ¿qué es la soledad? ¿Está mal encontrarse a sí mismo? 
No ser comprendido, por la sociedad, ni por quienes, casualmente, están a nuestro lado; por familiaridad, experiencia amoril o compromisos laborales, ideológicos, estudiantiles, deportivos, étc. ¿Por qué debo no estar solo? Si el mundo no me cae bien. No soporto su estupor, ni su magnánima crueldad. 
De vez en cuando, me refugio en brazos que no pueden sostenerme. Es adrede aquel suplicio, lo sé. Y la calma llega entre aguas turbias. La fascinación envalentonean al hastío. Pero muy dentro mío, sé bien, que mi redención es solitaria, pancista. Nadie, al fin de cuentas, te salva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada